24.11.17

DESDE ESTOS AÑOS (2017)






















                        *


                        Al terminar la vida

                        quedaremos mirando el vacío,
                        como nos quedábamos
                        mirando las manos del mago
                        finalizada la función.



                         *


                         Que no se deshilache entre las manos,

                         desperdiciado,
                         el tiempo por vivir.

                         No guardar la vida

                         para consumirla luego,
                         pues no será la misma.

                         Que la intemperie la sacuda

                         y el viento la lleve -cualquier viento-
                         desplegadas sus alas,
                         libre.



                         *


                          Al amor no le preguntes nada

                          pues no es de responder.

                          Vivilo a tu manera,

                          siempre con cómplice alegría.

                          Si insistís en preguntar

                          y llegara a responderte,
                          es muy posible que te mienta.



                           
*


                          No hay hombre en soledad total

                          aunque las sombras se empecinen  en rodearlo;
                          existe una soledad mayor que nos protege
                          de la soledad individual que habitamos:
                          la que nos cuida de no estar realmente solos
                          aun cuando creemos estarlo.

                         Si así no fuera,los ateos descubrirían

                         el inmenso vacío donde vagan;
                         los creyentes caerían en la cuenta               
                         de que no hay dios capaz de socorrerlos,
                         y par ambos -náufragos de la Nada-
                         sobrevendría la locura.



                         *


 El amor tiene un tiempo al que mide con su propia vara.
 Por eso hay amores eternos que duran diez minutos;
 amores fugaces que nos acompañarán toda la vida;
 amores que se cruzan en el camino cuando noviamos con la soledad,
 y amores que nunca llegarán por más que esperemos.
 Rara vez su ritmo concuerda con el nuestro,
 las más de las veces nos conformamos con lo que nos da,
 temerosos de pedirle lo que creemos que no nos pertenece.



 *

Mirá, Muerte, siempre nos respetamos,
acepté tus sacudones como pude
y no te dije nada, pues creo
que así debe ser por tratarse de vos
y por aquello que aprendí de mis mayores:
calavera no chilla. Las cosas como son.
Hasta llegué a decirte que no tuvieras vueltas,
si querías avisar de tu visita, agradecido por el gesto,
y si no, todo bien, aunque la sorpresa fuera dura.
También te dije que si me dabas chance
te iba a pelear mi último aire,
sólo por darme el gusto, porque es sabido
que desde el vamos todo está jugado.
Pero lo quiero así, de peleador no más, de puro camorrero.
Con respecto a nosotros siempre fui claro,
y aunque nunca respondiste nada, tuviste ciertos gestos
en momentos difíciles de mi estar en el sitio prestado
por donde todavía estoy pasando, que entendí
que el silencio era tu manera de acordar con mi propuesta.
Por lo tanto, dada nuestras pasables relaciones en todos estos años,
voy a tomarme una atribución –tal vez la última,
pues a esta altura del carretel vaya uno a saber cuánto hilo queda–,
más que pedir, te ordeno, aunque te mueva a risa mi exigencia:
cuando quieras nos vamos. ¡Pero con mis amigos no te metas!


*


         Uno supone que las palabras están allí,
         las imagina escondidas,
         observándonos;
         si no quieren entregarse
         damos un  salto, caemos sobre ellas
         y sin resistirse las atrapamos
         una a una, mansas.
         Pero no,
         es sólo expresión de deseo:
         esquivas, no s dejan asir fácilmente.
         Basta vernos el alma en estos años,
         con cuánta nueva herida,
         lastimaduras varias
         más viejas cicatrices
         por saltar al vacío,
         cuando creímos apresarlas,
         descifrar su misterio,
         y fue sólo espejismo.   


       *


       Allá por mi juventud

       conocí algunos poetas
       que soñaban ser Rimbaud
       y no eran ni ellos mismos, 
       pues todo cuanto escribían
       estaba rozando el plagio
       o era un mar de confusión.

      Cuando llegaron los años

      de no poder ser Rimbaud
      porque calvicie y abdomen
      denunciaban ser mayor,
      plantaron líneas insulsas,
      palabras sin emoción
      pensamientos repetidos
      o edulcorada canción,
      amontonando asonancias
      sin poder hallar la voz.

      Y todo por la manía

      adolescente, obsesiva
      -más la pérdida de vida-,
      por un disfraz de Rimbaud.



     
 SITUACIÓN


  
      Adolescente, la soñaba París,
      adulto, la asumí Buenos Aires.
      Y siempre fue igual pero siempre distinta.

      Me muevo entre porteños viejos de tangos del 40 y de Piazzolla
      junto a porteños nuevos de rock y auriculares
      que conviven en armonía pero sin mezclarse,
      mas no faltará mucho:
                                          esta ciudad
      perita en amalgamar identidades
      nacerá una nueva esencia
      pues todo lo transforma,
      y sin pedir permiso a nadie, de buenas a primera,
      en una zapada de bandoneón y Fender
      mañana inventa el tango-rock
      como creó el ser porteño,
                                                y para qué te cuento:
      quedás de una pieza sin poder entender tanta sapiencia
      mientras ella se renace a sí misma una vez más,
      ave fénix Buenos Aires.



       POSTAL SEPIA  BELGRANENSE
  
    
            Ciertas tardes llegan desde el pasado a la plaza Belgrano
            una larga siesta de estío demorada en cualquier patio
            y el aire caliente que levanta la polvareda de Cabildo
            entre La Blanqueada de Pampa y La Redonda de Obligado.

            A veces es tan vívida la imagen
            que ella basta para amortiguar los ruidos,
            el sostenido ajetreo cotidiano.
            Sólo hay que estar atento al guiño que nos da la ciudad
            cuando susurra, cómplice, en porteña clave. 

            Entonces veremos llegar desde lejos
            –digamos Moldes o Vidal,
            calles golpeadas por las inundaciones–,
            al matungo cansino que tira un tranvía de juguete
            con sueño de futuro en sus vías,
            mientras acerca desde los terrenos linderos
            al Camino de las Tropas hasta Cabildo y Juramento,
            a los vecinos que desde el vamos
            llevan incorporados en su ADN belgranense
            este encuentro de esquinas como emblema del barrio
            y la amplia avenida como máximo orgullo.



    
       INSTANTÁNEA CIUDADANA
                             
   
                          Atenta al celular que no responde
                          vuela por la calle, y no lo observa.
                          Él  la cruza –tecleando el smartphone–,
                          la  roza casi, pero no la ve.
                          Estuvieron muy cerca,
                          casi podían mirarse la respiración.

                          (Rebobino la escena sin telefonía móvil).

                          Ella cruza la calle y, sin querer, lo ve.
                          Él la mira a los ojos cuando pasa a su lado.
                          Algo los estremece sin saber muy bien qué.
                          Él se da vuelta mientras ella se aleja,
                          y ella siente en su espalda la mirada de él.

                          Pudo haber pasado algo, como pudo no ser.
                          Instantes como éste, fugaces,  imprevistos,
                          se repiten a diario por toda la ciudad,
                          mas frustran un encuentro de dimensión humana
                          un celular que insiste y un absurdo teclear.  


         
                           DESDE BADALONA


  
                                           Cuando a dos manos y entrecerrados ojos
                                           escarbo en mis entrañas,
                                           me toco Buenos Aires
                                           y su magia convoca la poesía.

                          Allí están tus esquinas de veladas nostalgias,
                          tus calles donde yacen bajo el absurdo asfalto
                          adoquines insomnes y fragmentos de vías,
                          y mi vagar por “los barrios amados”,
                          cenizas de otros sueños.

                          Un boliche de aire cristobalero por Humberto y Urquiza
                          donde filigraneaba la guitarra de Elbio.
                          La librería de usados de San Juan casi Maza
                          (ya estoy diciendo Boedo),
                          lugar de mi amistad con Pratolini,
                          mi primer Arlt que no recuerdo,
                          la Carta al padre de un tal Kafka,
                          un Camus desolado y extranjero,
                          y salía a la noche que tenía tranvías
                          de la mano de Sartre
                          con música de letras agitándome el alma.

                          De aquel Boedo y Agrelo de entonces ya hablé largo,
                          sangré profundo más allá de la lágrima,
                          al igual que de amores primerizos,
                          románticas bohemias inventadas
                          que el vivir hacía trizas contra la realidad, aunque sin saña.
                          (Estas vivencias están en otros libros,
                          sus emociones y sus lápidas).

                           También anduve por Manuel Rodríguez
                           –Paternal, casas bajas–, 
                           donde don José Stilman sembraba tipografía
                           para nacer palabras.
                           Allí alentamos sueños y poemas,
                          "Stilcograf” era la llama.
                           Después José Kaúl –heredero de su plana–,
                           desde las prensas de “Andi”
                           en Cucha-cucha y Jonte
                           mantuvo encendida la magia.

                           En Badalona de Crámer y Monroe
                           hoy tengo mi mesa, si  no está ocupada.

        Solía llegarme de vez en cuando allá por los 70,
                           cuando las veredas de esta cuadra eran altas
                           y otro su nombre: ¿Pelayo se llamaba?
                           Qué más da.
                           ¿O acaso tiene  un solo nombre la nostalgia?

                           Ayer acompañado de otros sueños
                           –amores posibles/imposibles
                           pero siempre de asombrada esperanza–,
                           con  juramentos, ginebras y promesas,
                           intentando alcanzar lo que nunca se daba.

                           Hoy llego solo,
                           a veces con amigos,
                           no pocas con mi propio fantasma,
                           pero esto sucede cuando por esas cosas de uno,
                           –irrenunciables–,
                           me despojo de mi carnadura cotidiana.



                          MODELO 38

                          Soy como un Ford modelo 38.
                          No hubo que hacerle nada
                          hasta miles de kilómetros andados;
                          a lo sumo mínimos toquecitos:
                          el clásico "lo 'atamo' con alambre"
                          que no era de temer.
                          Y siempre hacia adelante
                          pisando a fondo el acelerador,
                          confiado en un mundo más humano
                         que todavía no se dio.
                     
                          Hoy la carrocería acusa golpes
                          -abolladuras que el Tiempo no perdona-,
                          y aunque algunos rayones deslucen su pintura
                          mordida de soledades e intemperies,
                          aun se puede mostrar.

                          El motor tiene varios ajustes, pero tira,
                          rechina ante un mayor esfuerzo
                          porque los fierros de la vida se gastan
                          y no hay repuesto que valga
                          por más Ford que se diga, dada su antiguedad.

                          Mas no pienso ponerle una lata en el techo.