23.6.16

3.2.14

BIOBIBLIOGRAFÍA



Rubén Derlis - Poeta, escritor y periodista

Nació en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 12 de abril de 1938. En 1942 viaja con sus padres a la Capital Federal, donde se radican; por lo que dice ser un porteño honoris causa, y como tal se asume. Cursó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, en la Escuela Argentina de Periodismo y en establecimientos privados. En 1966 comenzó a realizar muestras de poemas ilustrados en el país y en el exterior, en forma individual o conjunta. De las primeras se destacan las llevadas a cabo en la galería Scheinsohn, de Buenos Aires, entre 1967 y 1968, y la que con el nombre de "París", presentó con el plástico Antonio Oriana, en 1978, en la galería Rodolfo Cascales, también de la Capital, y la realizada en la galería A, de Montevideo, República Oriental del Uruguay, en 1968. Entre las segundas caben mencionar las tituladas "El amor" (1967), "Buenos Aires y sus barrios" (1967) y "Del recuerdo..., de la memoria" (1969), todas ellas en la galería Scheinsohn; "5 de Buenos Aires" (1973) y "30 poetas y un fotógrafo" (1974), en galería de arte Meridiana, ambas de Buenos Aires.
Colaboró en revistas literarias y periódicos culturales de la Capital Federal: "El contemporáneo", "Las espuelas del ángel", "Meridiano 70", "Actitud", "Renovación", "Runa", semanario "Propósitos" y diario "Clarín"; del interior: "Cartón de poesía" (Tucumán), "La ventana" (Rosario, Santa Fe), "Polen" (Catamarca), periódico "Alberdi" (Buenos Aires) y del exterior: "Revista de los viernes" (Uruguay) y "Cultura boliviana", (Oruro, Bolivia).
Participó en los libros colectivos: "16 poemas breves"; "3 poetas 3 poemas"; "He nacido en Buenos Aires"; "Aquí la primavera"; "9+7=16"; "Del amor en la ciudad"; "10 de nosotros"; "Poemario 72"; "Amor, amar, amor"; "Vocación de Buenos Aires"; "Meditaciones cortitas"; "Interpares"; "Boedo, una mirada"; "Café “Margot”, y en las carpetas de trabajos conjuntos: "Cuentos, poemas, xilografías"; "Palabra / Imagen 70"; "Raúl Lara ilustra 5 poemas" y "Annick Cousin" con pinturas de Pedro Gaeta. En 1968, con el artista plástico Juan Manuel Sánchez, dio a conocer la carpeta "Juan Manuel Sánchez ilustra 10 poemas de Rubén Derlis", y en 1975, con la grabadora Manuela Pintos Tezano, la carpeta de xilografías y linóleos "Soles". Integró la dirección de la revista "Hoy en la cultura", sección Poesía, desde 1965 hasta su desaparición un año después. En 1967 fundó y dirigió hasta 1972 las Ediciones Del Alto Sol. Entre 1974 y 1975, con el fotógrafo José L. Raggi realizó el audiovisual "Caminar Buenos Aires", integrado por poemas, textos y canciones de su autoría, y en 1993, con el cineasta Marcelo Peña, el video "Homo porteñensis".
Miembro fundador del Grupo de los Siete en 1983, colaboró en todas las entregas de poesía que el grupo dio a conocer desde sus inicios, hasta su disolución en 1987, ya sea en formatos libro, carpeta, o cuadernillo: "Contracuerpos", "Siete poetas en la calle del agujero en la media", "Siete poetas contra la desesperanza", "Siete poetas y el crimen fue en Granada", "Siete poetas y un rayo misterioso" y "Siete poetas y la América invisible", además de participar en todos los recitales que realizó la agrupación.
Varios de sus poemas fueron musicalizados, ya sea dentro del movimiento llamado Cancionero Testimonial, o en la corriente de la nueva canción: "Conmigo" y "Un corazón" con música de Oscar Matus (el primero grabado en Buenos Aires y el segundo en París), "El fuego compartido" con música de Marta Kapustin (grabado por el dúo “Ouro Negro”, de Angola); "Muchacha Buenos Aires", "Todo el día la lluvia se hizo mar" y "Del lado izquierdo" con música de Miguel Álvarez; "Lluvia con sol" y "Poema 7" con música de Ro Álvarez, ambos del "Trío Sol"; "La casa del poeta" y "Sol americano" con música de Hugo Pardo –el último grabado por Mercedes Akel–, entre otras composiciones. Fue el primero en editar junto a Juan Manuel Sánchez en la creación artística, poemas ilustrados dentro de la modalidad póster, por lo que ambos son considerados como los iniciadores de la difusión masiva de poesía mediante este sistema. Entre los muchos trabajos que realizó en este rubro se pueden citar "Allegro assai" con grabado sobre linóleo de Hipólito Vieytes; "Contesto algunas cosas", "Viajo de noche por tu piel", "Poema 13", "Tomad la mano que extiendo" y "Un corazón" (reeditado en París en 1976 en su versión en lengua francesa), todos con serigrafías de Juan M. Sánchez; "Hoy te volviste playa" y "Cierto adolescente" con fotografías de Rubén Rey, "Siempre permanecer" con dibujo de Pascual Di Bianco, "Si digo amor" y "Vuelvo a la luz" con fotografías de César Sondereguer, "Te volviste playa" con fotografía de Alex Waterhouse-Hayward (en edición trilingüe), "A un boliche que había en una esquina oeste de Almagro" con dibujo del humorista Caloi y "Criatura de amor" con dibujo de Nora Patrich. Aunque muy posteriores y con formato más pequeños, son asimismo destacables "A la ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen-Ayre" con dibujo de Omar J. Blanco y "Boedo" con fotomontaje de Mario Bellocchio. En 1993 fundó las Ediciones Papeles de Coghlan, y en 2001, con el licenciado Aníbal Lomba y el arquitecto Omar Jesús Blanco dieron inicio a la editorial Papeles de Boedo.
Integra el consejo de redacción del periódico "Desde Boedo".
En 1994 dio una charla sobre la Generación del 60 -a la que pertenece- en la Frazer University de Vancouver (B.C), Ca­nadá. Trataron acerca de su obra el escritor Ariel Bignami en su libro "Arte, ideología y sociedad" (Ediciones Sílaba, Bs. As., 1973), Leónidas Barletta en "Boedo y Florida: una versión distinta" (Ediciones Metrópoli, Bs. As., 1967), y se lo menciona en el "Diccionario de poetas argentinos" (Editorial Lira, Rosario, Santa Fe, 1972) y en "Quiénes son los escritores argentinos" (Ediciones Crisol, Bs. As., 1980). Asimismo figura en antologías de la actual poesía de su país.
Su incursión en la prosa es de más reciente data: en el año 2000 dio a conocer su primer trabajo: "Boedo y otras adicciones", en 2003 "Guía para vagabarrios", libros de notas y ensayos breves sobre temas de la ciudad, en 2008 "Astillas y limaduras", y en 2010 "Esquina de Encuentro (Historia del Café "La Poesía").
Junto a otros colaboradores llevó adelante el blog de poesía: Decidor -poetas argentinos comprometidos con su tiempo- (http://decidor.blogspot.com/), y actualmente administra el blog Buenos-Ayres (http://serdebuenosayres.blogspot.com/ ).
En 2015, la Legislatura porteña lo nombró Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 
Poemarios publicados: Tonos neutros (1959), Aries doce (1961), El signo de tu vuelo (1962), 7 poemas verticales (1963), Sed natural (1965), El fuego compartido (1967), Digo América (1967), Ordenar la vida (1968), Contraimagen (1968), Crónica del fugitivo amor (1969), Indagaciones (1969), Con humana voz (1970), Otros límites (1970), Cuaderno de otros nombres (1972), La piel del sol (1973), Siempre presente y otros poemas (1974), Mecanismo de olvido (1976), Junio de lluvias (1976), La casa del poeta (1978), Mandato de Violante (1980), Boulevard Voltaire (1981), Ella es un recuerdo del mar (1985), Agua libre (1986), Homo porteñensis (1993), Viento solar (1997), Domingo panadero (1999), Papeles extraviados vueltos a hallar (2001), Sin cable a tierra (2005), Cosas por su nombre (2008), y Cielo de Coghlan (2013).
Antologías: Antología mínima (2003)
____
Contacto: rubenderlis@gmail.com

2.2.14

CIELO DE COGHLAN (2013)




















ELEGÍA DE COGHLAN

Cuando llegué a estas calles
tenía intactos la mayoría de los sueños,
el alma casi invicta
y el corazón con pocas mordeduras.

Envolvía al paisaje con más cielo que torres
un perfume de azahares y de naranja amarga,
fragancias de recónditos jardines
que al marchitarse
guardaron el último silencio de las siestas.

Salvo la adolescencia que la bebí por Boedo,
y alentando en Palermo
un nuevo resplandor de mis vivencias,
lo demás me lo comí por Coghlan:
con amargor de soledad los variados adioses,
con acritud de incertidumbre la mesa fría de la espera,
con la alegría de un pan lleno de sol
la esperanza de amor y la poesía.

La adultez de los años se fue desmenuzando
por veredas conocidas y viejas.

Entonces había esquinas de suburbio
con mezquinos faroles de macilenta luz
hamacada sobre adoquines tropezados de lunas.

En la nocturnidad de los zaguanes
aguardaba un anticipo de más dulces sorpresas.

Alguna novia antigua que no pasó de eso
en su tristeza lánguida reafirma lo que escribo.

Si digo Guanacache, ¿quién lo sabe?
Si nombro Bebedero, ¿quién lo entiende?
Si leo Naón, ¿quién piensa en Forest?
Si resucito a Del Tejar, ¿quién lo celebra?

En las barreras de Congreso
el otoño guillotinaba crepúsculos
para exaltación de melancólicos;
los últimos baldíos en la frontera saavedrense
alaban de mariposas yuyales y biznagas;
las muchachas anticipaban el verano
liberando el amor y sus promesas de septiembre.

Aquel Coghlan de cervecerías con glorietas
y algún despacho de bebidas
con su sapo mohoso, sus bochas astilladas
y naipes desleídos
que otra ciudad barajó en una esquina.

Ese Coghlan
donde decíamos después y aún había tiempo,
donde armábamos proyectos que duraban,
donde la vida me retuvo sin que me diera cuenta,
porque si se es feliz todo transcurre como en sueño.

Coghlan:
hay tanta intimidad de barrio bajo la amplitud de tu cielo,
que se me cae de las manos.

(Circa 2003)



DEL TEJAR

Tenía largas siestas de silencio
y sol chorreando luz de los canteros
verdeante, en medio de la calle
tan anchurosa como mis desvelos.
(Digo, allá en los 70, que no es tanto
si se mira con los ojos del alma.)

Luego irrumpió un apuro de automóviles
que mató el verdor con el asfalto
provocador de infartos de apurados.

Y ahora, ya Balbín —pobre ocurrencia—,
el que fuera Camino de las Tropas
nombrada Del Tejar —sin mucho acierto—,
perdió la antigua magia, acostumbrada
por nocturnos azules de verano
a transmutarse de avenida en cielo.

(Enero 1°, 2008)


A CLARITA

Doblaba por Tamborini a paso lento;
entraba a Pinto —la calle que la extraña—,
llena de buen humor su bolsa del mercado.

El tiempo es en extremo confianzudo:
sin aviso se nos trepa a los hombros,
desgasta días y sueños, y nos cansa;
pero a Clari, pequeña, casi duende,
tanto peso doblegó su esperanza.

Desde que falta su antes de plumero
hay libros con alergia en los estantes;
no hay ovillos de lanas de colores
para juego y aruños de mi gata.

Quien ya no muerde el pan en esta tierra
no hallará alimento en parte alguna;
lo creo así.
                  Pero ella, tan creyente,
acaso esté ordenando en algún cielo.

Sobre la mesa dejaré estas palabras
junto a la nota semanal de las compras
para que cada lunes las lea su fantasma.

(Marzo 29 de 2006)



MI VECINO MARIO

En más de cuatro décadas
el jardín renovó gorriones y jazmines
en la medida exacta para inaugurar nuevos veranos.

Mario, ordenador de rosas, alentador de fucsias azaleas,
cuidador de trinos, me sonríe desde su verde paraíso
que comparto de ojito cuando me descubre en la ventana.

Nos hacemos preguntas previsibles de respuestas sencillas:
—Qué hermosa está la gata —dice.
—Cómo creció el laurel —le digo.
Luego volvemos a las menudencias cotidianas,
nuestros simples trabajos sin réditos, los oficios del alma:
él prepara plantines en envases de plástico,
yo busco un libro, algún papel…, y lo de siempre.

Y así cada mañana,
viajando en la alegría del viejo y renovado sol,
los primeros rumores de la vida
me despiertan desde su jardín
y alborotan de luz mi almohada aún somnolienta,
mientras saludo a Mario
—dispensador de aromas y colores—
desde hace ya más de cuarenta años.

(2006)


CAFÉ  “EL VIVERO”

A Laura

Este café de Coghlan, donde no habías estado,
te sabía aun sin conocerte.

Aquí no esperé asombros
aunque entré alguna vez deseoso del suceso,
mas como nadie vino a mis manos vacías
retorné al hueco de soledad confiable
a acurrucarme en algún sueño inútil.
Esto sucedió más atrás de anteayer,
ya perdido entre los pliegue del pasado,
en años lejos,
donde ninguno de los dos había nacido a esta intensidad,
cuando sernos no era éste,
sino querer en otros.

Antes no fuimos el ahora que sí,
sino dos desconocidos entre otras luces y sus sombras.

¿Dónde, en suspenso, la vida esta?
¿Dónde este latir cuando entonces?
Tal vez sólo ave fénix,
cenizas para la resurrección
que la vida aventó en nosotros para vivirse.

(4 de octubre de 2004)



COLECTIVO 219

No tomarás el 219 en Pinto y Pedraza
—ya ni ese número es—,
sólo tu entonces puede hacerlo.

Es un colectivo invisible y lunático:
dobla por Freire,
se aleja hacia Monroe,
cruza el angosto puente,
baja por Superí hacia Los Incas,
y más no sé,
en un recorrido imposible,
a contramano por las mismas calles,
cuarenta años ayer.

De tarde en tarde,
un fantasma sesentista, nostálgico, asciende a él
en un viaje a sí mismo,
hasta un antes perdido en el tiempo,
llamado juventud.

(2005)



 OBRADOR

Máquinas viales se mueven por Monroe
—dinosaurios amarillos, hozando—:
bulldozers y retroexcavadoras
afanosas en remover tierra coghlense
para enterrar el antes.

Un atareado hormigueo de play-mobil
cambia un proscenio conocido
donde otros personajes actuaron múltiples escenas
de un libreto Buenos Aires siglo XX
y ahora, silenciosos, hacen mutis por el foro.
Dirigidos por eficientes ingenieros,
tramoyistas dinámicos montan otra escenografía
—telón de fondo del nuevo milenio—,
donde jugarán sus papeles novísimos actores.

Ya nadie esperará a que pasen los trenes:
cruzarán por debajo con su apuro;
alguien recordará las barreras,
las cuádruples vías de dos ferrocarriles,
la casilla del cambista,
y muchos ni sabrán cómo era entonces.

Este trajinar obrero del hierro y el concreto
acerca al hoy el Coghlan de mañana.

El del paso a nivel de fatigosa espera
—su alarma hurtadora del silencio—,
perdurará en qué fotografía que no tomé,
y deba recrearlo con el calidoscopio del recuerdo.

(24 enero 2011)


  
JULIÁN EN COGHLAN

De Boedo a Coghlan.
                                   Recaló en Sócrates
con tiempo justo para beberse el cielo,
el barrio tenía entonces glorietas en verano
y baldíos olorosos a frescura campestre.

Las cosas se le dieron como a los bienvenidos:
halló vecinos de silla en la vereda
igual a aquellos de Chiclana o Inclán,
y al estaño del almacén del Carpintero
—su mesa de tute, los versos de Manzi—,
lo empardó el mostrador de Superí y Congreso.

Nocherniego celebrador de madrugadas,
de regreso con la emoción transida,
en su cortada mínima encontraba reposo.

Por eso con corazón porteño, agradecido,
cuando volvía a su oficio de luna y buenosaires,
llevaba puesto a Coghlan sobre el alma.

(2013)



EL FRESNO

¿Cuándo plantaron el fresno en la vereda de mi casa?
¿Fines de los 70? Tal vez, no lo recuerdo.
Pero empecé a cuidarlo
al verlo solo en su endeblez,
con cinco o seis hojitas de temblorosas esmeraldas
y un hambre de luz viva
para su savia nueva.
Cualquier mano dañina habría quebrado
su naciente verdor,
su proyecto de copa rebosante de trinos,
su ingeniería de sombra.

(Por mis cuidados,
él me enseñó a ser padre.)

El fresno de la calle Pinto
que ya sabe cuidarse de cualquier mano artera,
convoca gorriones y loros bullangueros
con los que armoniza su propia melodía.
Digamos que ahora tiene treinta y tres primaveras;
mi hijo, veintiocho.
Cinco años de diferencia entre hermanos, no está mal.

(2012)



A BUENOS AIRES AQUÍ Y AHORA

A vos me une el amor, y no el espanto,
como al poeta urdidor de laberintos
y de entrevistos guapos. No es mi caso.

Aprendí a amarte en mañanas boedenses
enfundados mis sueños en overol azul:
taller de imprenta y tinta subversiva;
y en la mesa de iguales de la moneda justa,
entramando en los versos amistad y café.

Y lo poco que soy se lo debo a tus calles;
si no hubo más, la culpa es sólo mía:
sucedió —cuántas veces—, que me ratié al futuro
por demorarme en tu hoy contagiado de vida.

Sólo el amor nos une, no cabe aquí el espanto.
Soy un vate de barrio, un decidor apenas
que celebra en su sangre la dicha de cantarte.

(Febrero de 2011)



EXIGENCIAS

La ciudad me atosiga y atormenta
obligándome a todas sus demandas;
como una esposa, tiene sus berrinches,
como una querida, sus caprichos.

Mas si ella fuera fiel, no importaría
darle el gusto en cuanto se le ocurra;
pero resulta ser que me descuido
y con otro en la esquina da la vuelta.

No sé si Roma, Oslo o Kuala Lumpur,
¡ni París, con su look de casquivana!,
son iguales de infieles y alocadas.

Buenos Aires es así, pese a ser reina
(¡qué mal ejemplo de la monarquía!):
no quiere rey, sí amantes cortesanos.

(26, enero, 2011)




AÑO 3011

En el 3011 he de seguir aquí;
no hay manera de ser en otro lado.
Estuve en tu comienzo —palo a pique—,
pionero de tu destino largo.

¿No tropecé acaso en cuanta piedra
sembró la historia en tu camino aciago?
¿Quién sino yo, junto a los de mi clase,
puso el hombro,
los huesos,
las cenizas,
abrió la aurora, despejó alboradas,
gritó: ¡adelante!, y que el futuro pase?

Sos de cientos de indígenas,
otro tanto de criollos
y miles de inmigrantes.
Estamos aquí y no desertaremos.
Así como te hicimos desde el barro y el canto,
con esperanza y sueños
te seguimos forjando.

Queda dicho.
No tengo por qué irme.
Cuando te nombro,
otro lado queda en ninguna parte.

Y al igual que hoy, mañana te diré:
tenés mi corazón,
mi voluntad,
mis ganas…
Vamos andando, Buenos Aires.

(Febrero 2011)



BIBARRIAL

No desconozco al barrio que era mío,
él me desconoce a mí.

Como amantes que el tiempo desdibuja
en la pesada niebla de los años
y sólo reconocen instantes de alegría
y desazones compartidas,
así mi corazón deambula por sus calles
nombrando esquinas, convocando fantasmas,
hilvanando ausencias de padre y madre,
de amigos que fueron
y muchachas de zaguán a hurtadillas
que hoy sólo son recuerdos del olvido.

Entiendo que es ayer este silencio
que hormiguea de voces y sonidos
cuando entro a calles sin mi historia
donde ahora otros laten su vivencia,
y asumo mi autoexilio.

Porque me fui como se fueron tantos
a crecer porteñidad en otros barrios;
hago la salvedad: vuelvo
con una asiduidad más de lo aconsejable
lastrado con pesados entonces,
todos los aquí había, todos los aquí estaba,
a caminar por un Boedo que es
llevado de la mano por un Boedo que fue,
como un juego secreto, peligroso, ladino.
Tiene razón en no reconocerme
porque vuelvo nostalgia sin hablar de regreso.
Para Boedo soy otro:
alguien que lo ama hasta mellarse el alma,
que le debe su infancia
y los rebeldes gritos de la pubertad;
el que se nutrió con su historia de luchas
y que lo reivindica como patria del sur.
Y punto.
No hay nada más que hablar.

Llegó entonces la hora de asumirme
mirando el plano de la realidad:
cinco monedas más y cincuenta años Coghlan
es más que media vida. A decir verdad,
mi sitio desde casi medio siglo ya.

Sin desesperos ni contradicciones
me sé ahora de ambos barrios.
Siento que estoy en paz.

Y cuando juegue y pierda la última parada
me iré porteño honoris causa—ya lo dije una vez—
feliz de haber estado, y sin chistar;
en Coghlan —si se cuadra—, cerraré mi presente.
En Boedo —sin dudarlo—, moriré hacia atrás.

(2010)



AGRELIDAD

Llevo mi agrelidad prendida al alma
con el hilo invisible del recuerdo.

El tiempo aquel donde la vida no golpeaba
con lingotes de olvido herrumbrados,
aunque sí la pobreza que marcó a la niñez:
la pieza única compartida por todos,
enemiga de los encuentros íntimos.

Después la adolescencia
—verso sin pulir—, apresurada,
llegó fantaseando el lugar propio,
inalcanzable,
y cualquier tabuco me parecía un palacio.

Frente a la imperiosa necesidad de intimidad,
¡cuántas veces soñé con intrusar
el cuarto de Van Gogh!

(3. 1. 2008)



EL “POLACO”

Llegó a la vida con el tango puesto;
lo demás fue destino saavedrense:
el fervor futbolero por platense,
la fidelidad a lo que es nuestro.

Su canto nace puro en la vertiente
de su fraseo modulado en lunas,
azula el empedrado, y ya no hay duda:
el “Polaco” es del barrio y de su gente.

Cuando el abierto patio sea recuerdo
—sombra agachada en la memoria—,
y el último gorrión haya emigrado,
Buenos Aires guardará su historia:
su voz vendrá por cielos del pasado
a reafirmar qué somos y hemos sido.

(24 / junio / 2007)



GORDO EN EL CIELO CON BANDERA AZULGRANA

Vos eras más que yo: eras mi amigo.
En tardes de divagues y de hechos concretos
junto a la ventana del “Margot”
poníamos a punto sueños y proyectos
armados con el meccano de la esperanza.

No sé qué harás ahora en la perfecta imposibilidad;
se me ocurre que matando el no tiempo
andarás a los gritos por la espaciosa nada
diciendo: “Soy de Boedo,
barrio de tango, cultura y San Lorenzo”
y un eco desmedido —suelo escucharlo a veces—,
amplía tu vozarrón como una alarma.

Estamos los ateos y los que no lo son.
Y vos no lo eras.
Entonces tendrás ese lugar angélico —como te prometieron—,
para recorrer sin pausa y sin cansancio;
aunque como siempre, no conforme con esto,
estarás pidiendo una cortada San Ignacio del cielo,
fundando un teatro en la nube más pobre,
gestionando un consulado ad honorem para el barrio,
o bregando por tribunas para domingos de tablón sin barras bravas,
¿y por qué no una murga de ribetes boedenses
para alegría y disfrute de los ángeles reos?

No creo que presten atención a tus justos reclamos:
dicen que por allá las cosas son muy serias,
y que así deben ser
aunque a la larga tanta adustez aburra.

Gordo, de ser así, escuchame, sé que podés hacerlo
—ganas no te faltaron y agallas te sobraron
cuando hiciste en los altos de una esquina una caja de sueños—:
decile al Mandamás
que vas a lotearle un buen cacho de cielo
y construirás después nubes baratas
para los que emigraron con más nadas que sueños.
Ponete a patotear a ángeles de otros barrios;
a pegar carteles que proclamen: “Soy del sur”
en cada rincón del Paraíso,
a colgar pasacalles azulgranas en todas las esquinas 
mientras vociferás: “¡Ciclón, Ciclón!”
reventando tímpanos de arcángeles.

Entonces vas a ver que ese dios tuyo
que no entiende qué es haber nacido en este barrio,
harto de tus demandas,
atravesado y fulo porque ya no soporta
que siempre le ganés a ser más bueno,
cansado de oírte tanto Manzi, sus lunas y Malenas,
hasta la coronilla de Boedo, “Margot” y los amigos,
te meta de prepo en una nube con forma de tranvía
y te flete a la Tierra con boleto de ida.
Me juego que lo hace; doble contra sencillo.

Cuando ocurra, ya sabés en qué esquina te espero.

(14. 1. 08)



INSTANTÁNEA BAIRES

Los jóvenes dinámicos han hecho suya la ciudad,
corren adelantándose a su apuro,
veloces en sus aladas zapatillas.

Ausentes de cuanto los rodea,
bajan al subte los que nunca subieron al tranvía.

Conectados a celulares, tablets y computadoras,
viajan por la realidad virtual
mucho antes de ensayar pininos en la realidad de la vida.

(Abril 8, 2012)



VIEJO CAFÉ DE CORRIENTES Y DARWIN

¿Te acordás del café de Corrientes y Darwin
cuando eran los 60 pero no lo sabíamos?

La juventud, ansiosa y tersa
preparaba sin temor su sangre sublevada
porque la muerte no entraba en los cálculos.

Hoy pasé por la esquina;
aún parpadeaba, mustio,
cierto ardor de otras horas.

Sobreviviente lánguido
(¿sobremuriente, acaso?)
algo le está faltando a su irse de las cosas;
tal vez el entonces que fuimos,
viudo hoy de un pasado perdido entre las sombras.

(2003)



PORTEÑO DE PREPO

Soy porteño de prepo con corazón partido/repartido:
cuarenta años de Coghlan donde afirmé mi identidad,
dos décadas madurando en Boedo
y un par de años bajo cielo borgeano
de un Palermo donde sobrevivían almacenes
—minga de delivery: libreta de hule y reparto en triciclo—
con despacho de bebidas
de naipes aromados de ginebra en mesas percudidas.
Y para que la cuenta cierre, hay unos pocos
cruzando la General Paz:
dos o tres de Chivilcoy, mi alumbramiento oeste.

No quepo en la tanta alegría de saberme de aquí
cuando arriba, a la izquierda, la emoción me desborda,
y una voz porteña hasta la médula me dice:
“ —Suerte la tuya, malabarista de palabras,
haber iluminado tu alma con la luz de estos barrios”.

(2005)



PARA DESPUÉS

Cuando camine solo por calles de la Nada
esperaré encontrarme con mis barrios queridos:
Palermo en los 60, Boedo de mis desvelos,
y la quietud de Coghlan cerca de mis latidos.

Saldré a pasear mi sombra de eterno aburrimiento
por calles y avenidas que fueron y estarán
con vida de otras horas y otra luz, lo presiento:
Chiclana, Honduras, Bulnes, Agrelo, Del Tejar…

El sábado, sin duda, vendrá con los tangueros,
veré a Pugliese, a Arolas, a Piazzolla tocar
en la casa non-sancta de aire cristobalero
que regentea otra Vasca, de un cielo café bar.

La tarde del domingo nada tendrá distinto:
arrastrará igual mufa con lánguida cachaza,
y encenderé mi pipa por otra calle Pinto
mientras se aleja el bondi por Crámer y Pedraza.

(2007)



COLOFÓN

Seguiré en Buenos Aires, en su luz y su esencia
como un tema obstinato sin final, para siempre,
cuando la Vida cierre todas mis ventanas
y me empuje a salir por la última puerta.

(2012)

_____________

1.7.08

COSAS POR SU NOMBRE (2008)




















CANCIÓN PARA CUALQUIER CAMINO

El camino que viene y el camino que va
es el mismo camino: sólo hay que caminar.

No importa lo que tardes: llegar no es nada más
que al final del camino volver a comenzar.

Conviene que la noche vaya quedando atrás,
con la vida adelante es más fácil marchar.
A todos los que encuentres invítalos a andar:
es más corto el camino si siempre hay uno más.

De distancia a distancia no habrá ningún lugar
donde no te detengas con alguien a charlar;
del hombre de tu tierra a otro hombre contarás
y aprenderás de ese hombre lo que en su tierra hay.

Hasta que llegue el día después de mucho andar
en que será este mundo más fácil de habitar:

cuando todos los hombres encuentren el camino
y ya no necesiten ni perder ni ganar.

El camino que viene y el camino que va
es el mismo camino: sólo hay que caminar.



DE UN LIBRO DE LECTURA ESCOLAR

Seríamos los más, los siempre invictos,
París de América portadora de luz intelectual,
y la tierra derramaría
el alimento inagotable que nutriría al universo.
Los llamados a ser rivales del poderoso Norte
–no devenido imperio todavía–,
confrontando en músculo, creatividad, poder,
de igual a igual, y tal vez algunos pasos adelante...
No invento nada:
estaba escrito en mi libro de lectura,
el Manual del Alumno con gráficos y cifras así lo atestiguaba.

Los años devoraron almanaques,
fatigaron sueños,
las esperanzas diluyeron su verde (si en verdad fuera éste su color);
si hubo París de América se pagó con el precio
de no haber sido nunca la Argentina de América,
y si una vez saciamos hambrunas europeas
hoy no logramos mitigar el hambre de los nuestros.

¿Mintieron los libros escolares?
¿Los escribieron alucinados delirantes?
¿Hablaban de realidad palpable o rebosaban de exacerbada fantasía?
A más de medio siglo de aquellas lecturas escolares,
hojeo un cuaderno que aún conservo,
donde entre promesas incumplidas
quedó enterrada una nueva y gloriosa nación.


LOS COMEDIDOS

Siempre hay alguien adentro,
cómplice de los de afuera,
que les abre las puertas a los enviados imperiales;
así entran como Pancho por su casa
para rapiñar lo que no les pertenece,
y a robarles la vida
a los que todavía no han nacido.


LECCIONES DE LA HISTORIA

A la historia la hace el hombre
y la hace bien si evita saltos y no se permite interrupciones
cuando a pie firme avanza hacia el futuro
–que es el presente preñado de mañana–.
Debe estar preparado para los escollos del camino,
ser precavido, cuidadoso,
porque donde la duda proyecte una sombra,
los exterminadores de esperanza
cavarán la madriguera para depositar sus larvas.

Ay del hombre cuando le abre un atajo
y en su ansiedad intenta acelerarla,
sólo logrará su retardo:
no son posibles los dos pasos adelante
si se ha equivocado el paso atrás.

No son ya los fascistas las moscas verdes con camisas negras,
ni la horda nazi de germánica bota
pisoteando la dignidad con wagneriana marcha,
ni los entregadores del judío pobre del gueto al gas del exterminio,
ni los oscurantistas vaticanos
bendiciendo las armas vueltas hacia el pueblo:
Pío XII y su corte de ventrudas harpías.
(Ya fueron devorados por el fuego del Tiempo.)
Pongamos atención: han cambiado de treta.
Los métodos son otros, más limpiamente sucios y rapaces,
(el buitre sobre los cadáveres
–ilustración del fascismo europeo enterrado con su siglo–
es un símbolo caduco en amarillentas litografías.)

Cambió de territorio,
de táctica,
de idioma,
de bandera:
aniquila desde el Banco Mundial disparando con la deuda externa,
desde el FMI reparte miseria al Tercer Mundo,
desde los monopolios derriba los cimientos de las industrias nacionales
con dúmping y proteccionismo made in USA.
Mientras las multis se fusionan o pelean entre sí por extrema avaricia
cierran filas en igual perfidia a los oponentes de sus mezquinos intereses,
y prosiguen consolidando su rapiña
con la aquiescencia de espurios gobernantes –sus virreyes locales–
que en las islas-paraíso acumulan riquezas por los favores recibidos.

No se acabó el fascismo: mudó de piel, tecnificado.
Continúa empollando su vergüenza en la miseria de los pueblos.



RIESGO PAÍS

Sube el riesgo país: no hay inversores.
Baja el riesgo país: aplauden los mercados.
¿De qué riesgo país están hablando
señores mercaderes de la Patria?

Sube el riesgo país: guarda el ladrón su dólar.
Baja el riesgo país: la inversión en sangre es más barata.
¿De que riesgo país están hablando,
banqueros, lobbistas, intermediarios con hedor a rata?

Nuestro riesgo país es sólo uno:
es el país en riesgo al que lo exponen
los repartidores de miseria,
los globalizadores apátridas.

Es el país en riesgo, herido y lacerante, lo que cuenta:
la infravida marginal,
sus espolones de desesperación
martirizando a tantos
que de esperar en vano se comieron la espera;
aquellos que no saben qué pasará mañana,
porque su angustia de hoy
les nació ayer de un igual sufrimiento;
el enjambre de la miseria niña
revoloteando su hambre sobre los desperdicios;
el pobre robándole a otro pobre
cuando la dignidad extravió su argumento;
el que creyó en promesas incumplidas,
en las urnas depositó sus ilusiones
y la traición decapitó sus ganas.

Es el país en riesgo lo que debe preocuparnos
y no el riesgo país,
invento de unos pocos,
ganancia de los menos,
pérdida de los más,
arcas repletas de las multinacionales,
bolsillos dados vuelta de todos,
esperanzas frustradas.

Tarde o temprano,
si sucede que la peste avanza,
nuestro lugar habrá dejado de pertenecernos;
es más: ya no estará ocupado por nosotros.



UNA DE CAL Y UNA DE ARENA

Por si éste no lo sabe, por si aquél lo olvidó,
por si hay que refrescarles la memoria
a los que ayer dejaban en los muros
escrito con fervor de juventud
un rotundo: ¡Cuba sí!,
un feroz: ¡Yanquis no!y ahora van por la banquina de la vida
con molicie, menos ímpetu
y un laisser faire que al cabo de los años los ganó.

Tres décadas batieron vientos encontrados por el mundo;
en ese ir y venir retrocedimos
enmarañados entre teorías sin praxis
y alguna praxis sin fervor;
así vimos languidecer los ideales
de lo que no pudimos o no supimos defender.

Cabe a todos la culpa y la asumo
con una diferencia: las ganas de seguir.
Y desde aquí, sin temor al ridículo pregunto
tan sólo por saber dónde están parados,
si los doy por perdidos o los sigo esperando.

¿Quién les apagó el fuego que alentaban?
(No se ha visto que lo hayan consumido.)
¿Qué hicieron de la vida en constante aleteo
siempre en nuevos intentos?

¿Y las guitarras? Digo de las guitarras
que nos hermanaban en sentimientos.
¿Quién silenció esa música, ese río?
¿En qué rincón se ahogó la voz de esas canciones,
desplumaron las alas de su pájaro,
le herrumbraron el vuelo?

Sé bien que novísimos tiempos de otros oscurantismos
armaron la estrategia para frenar el alba
(como si lo pudieran)
mientras nosotros, entre idas y venidas, marchas y contramarchas,
discutíamos hasta agotar cualquier paciencia,
sin ver que la reacción ponía al día sus cuentas.
Fuimos los ingenuos permisivos,
dejamos que alzaran sus represas,
detuvieran las fuertes correntadas de la juventud que crecía.

Son culpables también los que hicieron mutis por el foro
cuando la función aún no había terminado
y se retiraron en silencio,
también aquellos a los que la comodidad amordazó sus bocas
y enterraron ideales y futuro en un álbum del pasado
cuando la “sagrada familia” los acogió en su seno.

Solos, pocos, desperdigados,
nos cuesta reagruparnos a los menos que somos.
Mas algunos quedamos, tercos, empecinados,
flameando banderas posibles
con el fuego último que arde en nuestras raíces.
Y por creer en el hombre, proseguimos cantando.


LOS VISITANTES INDESEADOS

Quédense donde están,
señores de la infamia,
aplicados alumnos de Wall Street y sus corporaciones,
ejecutivos de las penas,
asesinos seriales del futuro,
que en toda la historia de nuestra América,
del río Bravo al sur nunca fueron llamados,
quiero decir: los pueblos jamás necesitaron
de su yugo travestido de ayuda,
ni de misiones técnicas para espiar nuestra casa
y ver qué han de llevarse cuando les haga falta.

Y si alguien los llamó fueron sus propios siervos
que vieron peligrar su lujo y sus prebendas;
los que corren a las guaridas del Imperio
a entregar presurosos el hambre de sus gentes
a cambio de una foto con algún Bush de turno;
los que solícitos cambiaron patrimonio
por peces de colores; la absurda fantasía: el uno a uno,
y la pretensión necia: que esto era Primer Mundo.
Los que no dudan en arriar la bandera
y hacer flamear a tope el dólar y su águila
para engordar su asco con aplausos de Washington.
Los que golpean las puertas de la Gran Satrapía,
idiotas útiles de los mandados imperiales.
Es necesario que aclaremos y evitar confusiones:
jamás el pueblo les dio las llaves de la Patria.

Señores globalizadores del odio y la miseria:
quédense con la copa siempre vuelta a llenar,
repantigados en las mullidas poltronas del ocio,
viendo cómo discurren el Potomac o el Hudson
desde la alta ventana que limpia un negro pobre;
no hace falta que vengan a babear nuestro vaso
donde aún compartimos el vino que nos queda,
ni a aniquilar el sueño de nación aún posible,
ni a decirnos qué hacer, pues muy bien lo sabemos.

Tenemos que limpiar donde pasaron
para evitar el mal olor si allí pisamos.
Debemos empezar a vivir con lo poco
que mucho será cuando sea nuestro.

Y terminar con los cipayos con alegría,
como quien mata alimañas a garrotazos.


"CAJITA FELIZ"


Si maltrata su estómago con comida chatarra

puede deberse a una causa congénita:
usted sufre de atrofia gustativa,
pues le da lo mismo un bife de chorizo
que masticar madera balsa o telgopor.
Puede ocurrir también que el apuro
lo zampe por costumbre al antro comedero
mareado por los brillantes cartelitos
y ese payaso insulso que cautivó a sus hijos;
de ser así la cosa ya es más grave:
debe usted replantearse quién es y dónde vive
pues la propaganda le bloqueó el instinto nacional.

Le digo esto porque lo veo entrar a diario
arrastrando a sus chicos, felices e inconscientes
de inmolarse al Moloch de las multis;
en tanto usted sonríe made in USA,
apático, neutro, como sin ganas,
ingenuamente norteamericanizado,
rehén de Mastercad y Visa,
definitivamente cadáver para este país y su bandera.

Mientras revienta sus arterias
con grasa de hamburguesas,
hincha su estómago con gases Coca-Cola,
se harta de carbohidratos de blandas papas fritas,
un ejército de adolescentes para todo servicio
corre de un lado a otro full-time por un mísero sueldo,
y además es descartable,
como la “Cajita Feliz” que acaba de comprar
más un insulso muñequito de plástico.

No olvide, al retirarse, sonreírle al payaso multicolor.
(De esta manera usted ya es –a título gratuito–
un ingenuo colaborador.)

MacDonald’s agradece su visita
y lo espera nuevamente
para seguir profundizando la yanquización.


DESALEGRÍA POR LA MUERTE DE UN INFAME


Como el agudo espanto y el dolor se consumen,
ni espanto ni dolor te aguardan. Solo y maldito seas,
solo y despierto seas entre todos los muertos,
y que la sangre caiga en ti como la lluvia,
y que un agonizante río de ojos cortados
te resbale y recorra mirándote sin término

“El general Franco en los infiernos”
Pablo Neruda


Hoy tengo desalegre la alegría pero constato una certeza:

no hay castigo divino, menos un juez omnipresente;
la justicia que escape de manos de los hombres no tendrá veredicto
y el culpable permanecerá impune.

El más allá no existe, nadie podrá cobrarle;

es en el más acá –el único posible– donde se ajustan cuentas.
Dejó una larga deuda de crímenes que ya no pagará.
No saldó ni uno solo de su reptar siniestro,
quedó a deber la sangre que bebió en años de odio.

No fue nada la muerte del infame,

la muerte nos sucede a todos.
Y el olvido caerá sobre su nombre
porque a veces la historia tiene frágil memoria.

Debió sobrevivir todas las muertes de su maldita estirpe,

de cada uno de su genealogía que después de él fueron engendrados,
sin posibilidad de ahogar su aire con suicidio.
Debió haber vivido por una eternidad de larga noche
de espesas pesadillas de vómitos y gritos.
Pero todo le resultó muy fácil, sin sobresaltos ni arrepentimiento,
de la misma manera que masacró a su pueblo.

Lo velaron como si fuera humano.

Se merecía la charca infecta y pestilente,
o el basural donde se arrojan los desechos quirúrgicos;
pero a los buitres nunca: sólo comen carroña,
apartan la inmundicia genocida, el pus dictatorial.

Cerró sus ojos amarillos de pescado podrido

pero con rostro placentero como un abuelo tierno.

Lo cremarán, para no ofender a los gusanos.


Ahora hay que vigilar al ave fénix,

porque sus pútridas cenizas permanecerán sobre la tierra.


GUERRA GLOBAL

Y a no olvidar que las ideas
también son armas.

Subcomandante Marcos


Sobrada razon tiene ustes Subcomandante
en que la globalización es la cuarta guerra mundial.
La más cruel y cobarde de todas las habidas
porque dispara sobre los indefensos
con las balas calientes del hambre inmitigable,
con las balas ágrafas de la ignorancia como destino,
con las balas frías de la desesperación terminal.

–¿Y es tan perverso este enemigo
que se enrosca en las sombras del mundo financiero
a empollar su maldad en las madrigueras de los monopolios,
a criar su nefasta descendencia en las guaridas multinacionales?

–Es enorme su fuerza, su dictado es omnímodo;
todo lo puede, lo digita, le pertenece
sin haber derramado jamás una mísera lágrima.

Allí donde alguien grite le pondrá su mordaza.
Al que pretenda decir No le silenciará la palabra.
Los que desconozcan sus designios serán arrasados.
Para el que se rebele tendrá lista su mortaja.
A aquellos que osen decir patria los asfixiará entre sus garras.

–¿Cómo puede este antediluviano de la era cibernética
hacer y deshacer el mundo como si se tratara de su casa?


–Porque ha perfeccionado los mecanismos del títere,
manipula a la perfección los hilos,
y es sumamente experto en poner y sacar.
Entrona presidentes a su antojo
–desde el Salón Oval hasta el sillón de Rivadavia–
y los arrodilla cuando le vienen ganas.

Los gobiernos de las autoproclamadas “democracias”
hacen prolijamente los deberes que los imperiales les reclaman.
No sólo el Tercer Mundo perdió a sus gobernantes,
también en Washington el Capitolio es una cáscara:
en Wall Street está la verdadera Casa Blanca.

Y hay más: los que sacan partido de la situación
y aplauden a rabiar cuando el jefe de la claque lo manda,
los neoliberales autoungidos como salvadores de la patria,
los artistas enrolados en el escapismo de estériles vanguardias,
los poetas oscuramente subjetivos amontonadores de palabras,
y una legión de intelectuales acríticos, a la espera ¿de qué?
para después analizar “fríamente”, incapaces de cambiar nada.

–¿Es el fin de la Historia esta historia?
–No. Terminará cuando los hombres pongan en práctica el viejo axioma: 
“En la unidad está la fuerza”,vea con claridad quién es el enemigo
y depongan la lucha fratricida.

–¿Este momento marginal al sentido del hombre,
su realidad, su meta,
colapsará con brusquedad de un día para otro?
–No. Porque nada concluye sin agotar su ciclo:
los volcanes silencian su estrépito,
enfrían la furia de la lava luego de la erupción.
Los ríos aquietan sus aguas cuando el mar los devora.
Unos y otros pelean antes de sucumbir.

Y es aquí donde entramos nosotros
para ahogar las pestilencias del azufre,
para reunirnos e imitar al océano.
“Debemos encontrar el talento necesario
para cambiar el mundo,
transformarlo,
y crear un mundo nuevo”,
lo dijo el Subcomandante Marcos,
combatiente insobornable de la guerra global.


INTRANSIGENCIA

No transijo:
permanezco en lo mío
–que es un fragmento del nosotros–
con los algunos que quedamos,
con igual convicción y el mismo ímpetu;
puedo cambiar de táctica,
tirar a la basura panfletos de queridos amores,
inservibles esquemas,
poner a punto las viejas consignas,
reordenar las tácticas,
pero jamás cambiar de camiseta.

De pie en medio de la Historia
–renovado volcán de vendavales y tormentas–,
azotado por ráfagas de mezquindad y odio,
libre de la mentira de un dios y otras falacias,
sin confundir ideología con doctrina,
sin doblegar la dignidad bien enseñada
y mejor aprendida,
y antes que nada:
vestido con la desnudez de América
antes que desnudo con el ropaje del Imperio.

Aun con terrones en la boca, frío y solo,
pero entero,
fiel a mis principios.


A LOS POETAS PUROS

No sirven los versitos a la luna
cuando están estaqueando a la Patria.

No es lícito cantarle al propio ombligo
mientras buitres foráneos y caranchos autóctonos
a picotazo y garra celebran su festín.

En tanto el poeta puro, mirando hacia otro lado,
cree que esto no le incumbe,
porque él debe seguir
buscando la palabra inconsútil,
etérea,
prístinamente alada
de “verdad metafísica”, que lo hará trascender.

¿Es acaso ignorante de la diaria injusticia,
del que muerde la nada como si fuera un pan?
¿Desconoce que hay pocos que viven de los muchos,
que su opulencia y boato es dolor de los más?

Nuestro poeta puro lo sabe –no le importa–
pues arrastra sus huesos entre tantos demás;
adjudica al destino lo que le pasa a otros,
y cubre sus miserias de individualidad.

¿Por qué no pone fuego en su poesía
y que las muchedumbres la vengan a templar?
¿Por qué no dice claro, con precisas palabras,
y al abismo de sombras tira su oscuridad?

Porque el poeta puro se siente “el elegido”,
el tocado por Dios,
el que debe salvar la esencia de lo bello,
la belleza esencial,
que es una copa helénica plena de eternidad.

Travestirá palabras, que no digan ni alerten,
apenas que sugieran lo intangible,
que esotéricas se abran
sólo a los que posean la llave liminar.
Por eso pontifica muy ufano y orondo
que la Poesía
elige a aquellos a quienes debe llegar.

¡Qué lejos está nuestro metafísico poeta
de la poesía original!
¡Qué insignificante se lo ve a nuestro poeta
entre los poetas de verdad!

El poeta puro es un montón de escombros,
de palabras vacías
sin tiempo ni lugar.
No le faltan alas para emprender el vuelo,
pero como nunca caminó junto a los hombres
jamás podrá volar.


CONTRA EL ÓXIDO

No podrán engañarme con su posmodernismo trasnochado
vacío de todo contenido
ni con la falacia de sus discursos huecos
mal armados con frases sacadas de contexto.
No podrán atraparme en su telaraña reaccionaria;
no caminé la vida mirándome el ombligo
ni la poesía ni el arte me aislaron de los hombres,
más bien en ellos naufragué mis fracasos
y volví a la marea del tiempo
con un viento de esperanza en el velamen.
No podrán embaucarme: aún tengo ideología.

Y si algunos arriaron su bandera y otros se apartaron del camino
porque es de jóvenes revolucionar la vida
y en su adultez optaron por los análisis complacientes de los politólogos de turno,
yo insisto en mi locura: otro hombre y otro mundo son posibles.
Hay que cambiar los métodos,
buscar un nuevo enfoque,
mirar desde otro ángulo,
golpear de otra manera,
pero siempre con la misma herramienta con la que forjamos una ética
para darle un sentido y conducta a la vida.
No podrán sobornarme: creo en mi ideología.

Atrás quedaron los ’60 aguerridos, sus tumultuosos días
de un Cordobazo autóctono y un Vietnam vuelto ejemplo;
ahora debemos reactivar la memoria, estar atentos.
(Al parecer, la Historia es muy proclive a repetir errores
cuando los hombres olvidan a sus víctimas.)
No dejarse confundir por los falsos profetas de la muerte de las utopías,
los mismos que aceitan la letal maquinaria de un sistema bien organizado
–con cantos de sirenas para hechizar incautos–
que intentará, a su tiempo, cubrir de duelo hasta donde alcance;
ojo los confundidos,
los que se creen a salvo,
los cómplices pasivos por mirar al costado
y hasta los que transaron por las sobras de los poderosos.
En cuanto a mí –aun entre contradicciones–
estaré, si es que me da el aliento,
hasta perderlo todo, menos la ideología.


SONETO DURO

Miramos hacia atrás: ya no es lo mismo,
el tiempo consumió lo más lozano,
la inquieta adolescencia, aquel verano
con perfil de muchacha, y el abismo
al que nos asomamos para vernos
en lo profundo, juntos, verdaderos,
cuando templamos lo imperecedero:
el ideal que habría de sostenernos.

Los años nos mellaron los costados,
pero nada pudieron con el filo
que usó la vida para abrirse paso.

Aún estamos, más vivos que olvidados
–aunque penda el mañana de un fino hilo–,
creyendo en el nuevo hombre liberado.